Todas las noticias Archivo
www.adnmundo.com
Lunes 24 de Abril de 2017 Washington 22:42
Martes, 01 de Julio de 2008 Sea el primero en comentar esta nota Fuente: Houston Chronicle, Invertia.

FMI: la crisis alimentaria pone a algunos países “entre la espada y la pared”

El titular de la entidad dijo que si la situación se agrava “ciertos gobiernos no podrán alimentar a sus pueblos y mantener al mismo tiempo la estabilidad de sus economías” y mencionó a Argentina como un “ganador neto” del encarecimiento de los alimentos.

Dominique Strauss-Kahn, Director General del FMI.
Enviar Enviar
Imprimir Imprimir
Corrección Sugerir Corrección
Comentarios Escribir Comentarios
Anterior EEUU: el gasto en construcción baja un 0,4% en mayo
Siguiente Crisis alimentaria, subsidios agrícolas, biocombustibles y retenciones, bajo la lupa del Mercosur
 
Technorati Yahoo
Anterior
FMI: la economía global no se recuperará antes de 2009
Siguiente
Ministros de América y organismos internacionales se reúnen en México

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elaboró una amplia y detallada evaluación acerca del impacto del alza de precios de los alimentos y los combustibles en las balanzas de pagos, presupuestos, precios y pobreza de distintos países.

Para el FMI, las políticas deben asegurar que los alimentos y las finanzas alcancen a los países más afectados lo más pronto posible, incluir medidas sociales orientadas y en escala, y evitar altos costos en términos de inestabilidad macroeconómica o pérdida en la futura producción agrícola. La situación que se presenta en el informe está todavía evolucionando, por lo cual los análisis son en cierta forma tentativos, según aclaró la entidad.

"Los países necesitan opciones de buenas políticas y ayuda de la comunidad internacional", dijo Dominique Strauss-Kahn, Director General del FMI en la presentación de una evaluación del impacto del incremento de los precios en las balanzas de pago, presupuestos nacionales, precios y pobreza en más de un centenar de países.

En América Latina, entre los países de escasos ingresos que necesitarán ayuda financiera urgente están Nicaragua, Honduras y Haití, y aún cuando entre los de medianos ingresos también hay otros que requerirán de esa ayuda, algunos de ellos, como Argentina, se alzan como los "ganadores netos" del encarecimiento de los alimentos, estimó un funcionario del FMI. "En países como Argentina hay ganancias en el nivel macroeconómico, pero ello no disminuye las diferencias entre la forma en que resultan afectadas las poblaciones urbanas y rurales, sean las naciones ricas o pobres", dijo Mark Plant, Subdirector de políticas de desarrollo del FMI, quien participó en un coloquio con otros funcionarios sobre detalles del estudio luego de la intervención de Strauss-Kahn.

El trabajo es el primero de su tipo que elabora el Fondo durante la actual crisis y examina las respuestas de política macroeconómica que han seguido las naciones afectadas, así como el papel de la institución internacional en la ayuda a los países para encarar la situación. "Algunos países están entre la espada y la pared", indicó Strauss-Kahn. "Si los precios de los alimentos suben más y los del petróleo se mantienen como están, ciertos gobiernos no podrán alimentar a sus pueblos y mantener al mismo tiempo la estabilidad de sus economías", sentenció.

El titular del FMI no mencionó cuáles serían los gobiernos más afectados, pero propuso una movilización y cooperación internacional para asegurar la provisión apropiada de alimentos y preservar a su vez los beneficios en la reducción de la pobreza derivados en años recientes del rápido crecimiento, baja inflación y posiciones mejoradas en los presupuestos y balanzas de pagos. De esa movilización deben participar "los países afectados, donantes y organizaciones internacionales", en busca de soluciones flexibles debido a que cada país es diferente y las recetas varían entre uno y otro.

Según el estudio, el encarecimiento de alimentos ha costado desde enero de 2007 a 33 países pobres unos 2.300 millones de dólares, un 0,5% de su producto interno bruto (PIB) de ese año. En el mismo periodo, el efecto del alza de precios del petróleo en 59 países de bajos ingresos importadores de esa materia prima fue de 35.800 millones, o el 2,2% de su producto nacional. Asimismo, el FMI dijo que la inflación anual en los alimentos para 120 países de bajos ingresos y mercados emergentes subió a 12% hacia fines de marzo de 2008 de un 10% en los tres meses previos, mientras que los precios de los combustibles se aceleraron al 9% del 6,7% en el mismo periodo.

En el terreno monetario, el FMI dijo que la persistencia de precios altos en los alimentos y combustibles puede hacer necesaria una depreciación en la tasa de cambio real para los importadores netos de esas materias primas. En el campo comercial, los mercados globales de alimentos deben mantenerse abiertos y las políticas restrictivas, como impuestos a las exportaciones y prohibiciones, deben ser eliminadas a fin de mantener los incentivos apropiados para productores y consumidores.
 
 
La crisis de los alimentos
Seguimiento de la escalada de los precios internacionales de los productos básicos.
La caída de la demanda recorta el pronóstico para las exportaciones de harina de soja
Para la FAO, en un año habrá 100 millones más de personas sin alimentos
Semana estable para los commodities
La FAO advierte que se está creando un sistema “neo-colonial” en torno a los alimentos
India pronostica cosecha récord de soja
Lo + leido Lo + comentado Últimas noticias

Publicidad en adnmundo.com | 

Quiénes somos | 

Servicios Corporativos | 

Recomiéndenos | 

Archivo

Desarrollado por Esquemas.com

Todas las noticias | 

Las noticias en tu sitio | 

Las noticias resumidas | 

Contáctenos

Política Internacional y Seguridad | 

Economía y Comercio  | 

Medio Ambiente / Energía

Deportes | 

ADN Cool | 

Turismo |